El tiempo carcome todo; es la prueba de que somos mortales y de que la tierra está girando constantemente, es un recordatorio de que todo es fugaz y nada es permanente, inclusive los objetos que no tienen vida, todo tiene un tiempo de existencia, desde el ser humano hasta sus propias invenciones, y esto es justamente lo que quiere retratar el artista japonés Maico Akiba con la serie de objetos alterados que llevan por nombre 100 años después.

Todo tiene un límite, sobre todo los seres humanos y su cultura, ya que somos solo invasores del planeta tierra y de la madre naturaleza. Las piezas de Akiba nos intentan recordar esto enfrentándonos directamente con la fragilidad de nuestras propias creaciones; ya sea un teléfono celular, una cámara Polaroid, zapatos, prendas, adornos o computadoras.

Cada uno de los artefactos alterados por el artista japonés también son una advertencia de que la naturaleza es la que tomará de regreso este mundo una vez que no estemos, y que todo lo que hayamos creado formará parte de la vitalidad de nuestro planeta; una aproximación a un futuro en el que no estamos presentes, una predicción de lo que pasará con nuestro legado una vez que desaparezcamos.

Estos mamíferos de juguete, dinosaurios y reptiles son capaces de llevar la carga de mundos en miniatura que parecen haber brotado de sus espaldas. Akiba utiliza materiales a escala que muestran objetos y piezas  de uso común para utilizados para construir cada escena que aparece post-apocalíptica en la naturaleza.

Maico Akiba Alternopolis Microanimal (9) Maico Akiba Alternopolis Microanimal (8) Maico Akiba Alternopolis Microanimal (7) Maico Akiba Alternopolis Microanimal (6) Maico Akiba Alternopolis Microanimal (5) Maico Akiba Alternopolis Microanimal (4) Maico Akiba Alternopolis Microanimal (2) Maico Akiba Alternopolis Microanimal (3)

Todas las imágenes son © Dave Whyte

Sobre El Autor

Envíanos tus propuestas en contacto@alternopolis.com

Loading Facebook Comments ...