Un lugar que parece ajeno a la Tierra por lo desolado donde, sin embargo, es posible encontrar la belleza como lo hace Leo Coulongeat, quien en un viaje al Valle de la muerte logró capturar fantásticas imágenes.

El fotógrafo francés en mayo pasado decidió ir con unos amigos para explorar los inmensos parques del Oeste americano, así fue que llegó a este destino que parece salido de algún sueño e invita a perderse en las dunas.

Largas caminatas en las que uno está consigo mismo, aunque no mucho, pues ese nombre tan fatídico no presagia nada bueno. Localizado al este de Sierra Nevada, en el estado de California, aunque también se extiende en una pequeña parte en el estado de Nevada. Ocupa una superficie de 13 518 km² que incluyen el Valle Salino, casi la totalidad del valle de la Muerte, una parte importante del valle Panamint así como diversas cordilleras.

dunesdeathvalley0-900x594 dunesdeathvalley1-900x598 dunesdeathvalley2-900x597 dunesdeathvalley3-900x598 dunesdeathvalley4-900x599 dunesdeathvalley5-900x599 dunesdeathvalley6-900x599

Todas las imágenes son © Léo Coulongeat

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...