En el tradicional pueblo griego de Firostefani, los arquitectos de Kapsimalis, con oficinas en Santorini, han transformado dos cuevas en un refugio de vacaciones de lujo.

Las casas de vacaciones vecinas, cada una con piscinas acristaladas y una zona al aire libre que se puede compartir o hacer privada, se han diseñado de una manera que los integra con el paisaje volcánico. Mientras que las casas siguen las formas de arquitectura cubista comunes a la región, los arquitectos Kapsimalis han implementado características contrastantes del diseño de interiores. La casa de la izquierda, una parcela de 110 metros cuadrados, presenta un espacio mínimo, escultórico que combina líneas agudas con curvas suaves. Esta residencia ha sido coloreada con tonos tierra, poco a poco se oscurece a través de cada habitación lejos de la costa frente a la zona al aire libre.

En la segunda casa, que ha sido renovada en un espacio futurista de acabados metálicos y tejidos grises, se ha utilizado un sitio más pequeño de 70 metros cuadrados. Una claraboya rectangular proporciona la parte inferior de una piscina, permitiendo que la luz natural que refracta a través del agua llene la habitación, y un espejo teñido alinea una pared interior, construida con las luces coloreadas que crean ilusiones ópticas.

Todas las imágenes son © Yiorgos Kordakis

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...