Cuando ya todo parece haberse descubierto, aún existen exploradores, en pleno siglo XXI, que nos recuerdan que sólo basta una perspectiva o una mirada para encontrar lo oculto, así es como Eniac Martínez, ganador de la Medalla al Mérito Fotográfico que otorga el INAH en 2017, nos lleva por caminos, litorales, ríos y basureros, paisajes que es necesario mirar para remediar.

Los resultados de sus viajes y hallazgos se pueden apreciar en Caminos recorridos la primera muestra, que se presenta en el Museo Archivo de la Fotografía, de la Ciudad de México, reúne cuatro de sus proyectos bajo el mismo techo: Basura, Ríos, Litorales y Camino real de tierra adentro. Con un total de 107 imágenes que resumen décadas de trabajo, la propuesta nos conduce a la introspección así como a la empatía, al reconocimiento del mundo vivo y todos los seres que lo habitan.

El autor de Caminos recorridos. Cuatro proyectos es conocido por su interés en retratar la geografía humana de México. En los extensos viajes que emprende, Eniac Martínez elige temas vinculados con el constante movimiento, el flujo de vida y muerte, la construcción y destrucción, necesarios para mirar y reflexionar.

Imágenes de trabajadores de relleno sanitario conviven con paisajes mancillados por la mano del hombre que bordean la abstracción. Se exhiben evocadoras imágenes del Río Suchiate, niños que nadan y mujeres que ríen y se bañan con total placidez, también nos asaltan parajes desérticos que manifiestan la crueldad de la carencia. Todo eso cabe en las salas del Museo Archivo de la Fotografía con una presta armonía que pareciera decirnos que somos eso que caminamos, los vestigios del pasado y la incertidumbre del futuro.

A la manera de los antiguos viajeros románticos del siglo XIX, pero con modernos equipos fotográficos, Eniac viaja retratando aquello a lo que permanecemos ciegos, paisajes que es necesario mirar para remediar: ríos de espuma, nubes de detergente u horizontes de desperdicios y residuos plásticos. Eniac “recorre las costas del Pacífico, el Golfo de México y el Caribe, y, toca la piel de México, que son sus litorales”. En su mirada desempañada no hay rencor, ni intenciones de denuncia, “no hay oratoria de lo correcto, ni pedagogía estimulante”; serpentea en medio de estremecedores paisajes rescatando los gestos que quedan de humanidad frente al abandono y la exuberancia de la geografía y la orografía mexicana.

Todas las imágenes son © Eniac Martínez

Loading Facebook Comments ...