El sueño y la fantasía son ese terreno tan fértil en el que el surrealismo toma sus elementos primigenios, aunque también nos plantea el cuestionarnos de lo que es real y no lo es, tal vez debido a esa cuestión filosófica nos atrae tanto este tipo de arte como las pinturas de Jung-Yeon Min, quien pinta fantásticos paisajes de ensueño que son a la vez hermoso y curiosamente grotescos.

Jugando con la forma, el espacio, la perspectiva y la escala, el artista nacido en Corea utiliza acrílico sobre lienzo para crear escenas surrealistas llenas de extensiones de terreno deformado, que se eleva a la vida orgánica, y apéndices carnosos que se expanden hasta unirse como enredaderas o tentáculos.

minjungyeon1

«Considero que vivimos hoy en día en un intercambio constante entre lo real y lo virtual», dice el artista. «Para mí es una especie de surrealismo moderno, así que si mis obras se ven como el surrealismo» tradicional «, la idea detrás de esto es de alguna manera diferente». Sin duda, entre sus influencias podemos encontrar a los clásicos como Salvador Dalí.

En cuanto a las diminutas figuras que aparecen en su obra, Min comenta que se trata de ella misma, esto por razones de conveniencia, pues es la única que sabe cómo interactuar con su arte, pero también porque hablan de su vida.

minjungyeon2 minjungyeon3 minjungyeon4 minjungyeon5 minjungyeon6 minjungyeon7 minjungyeon8 minjungyeon9 minjungyeon10 minjungyeon11 minjungyeon12

Todas las imágenes son © Kashya Hildebrand Gallery

Loading Facebook Comments ...