¿Qué ha dado la migración de mexicanos a Estados Unidos? Según Trump…. nada bueno; el spanglish, podrían decir algunos; todo esto es algo que podría ser lo primero en qué pensamos en torno a la pregunta, al menos en mi caso, pero hay algo más allá y para eso están los especialistas que nos ayudan a visualizar puntos más complejos que no siempre resulta fácil descubrir a primera instancia.

Y es que un nuevo fenómeno, un nuevo grupo social, gana terreno en EU como nos muestra Fey Berman en Mexamérica, una cultura naciendo…, un libro publicado por Proceso que reúne ensayos y entrevistas a personajes que pertenecen a una nueva cultura que, parece, tener un gran impacto en México y el país dirigido por mister Trump. Desde el título, Berman utiliza un neologismo: “mexamérica”, palabra que sólo muestra la unión, complejidad y diversidad de la presencia mexicana en Estados Unidos.

Para entender más del tema, tuvimos la oportunidad de conversar respecto al libro con Fey, quien lleva más de 30 años viviendo en Nueva York, y tiene una posición única para acercarse a este grupo social que, en sus palabras, tiene un impacto positivo en ambas naciones, ya que se trata de una población permanente, cuya principal característica es que  está “coloreada” por el american way of life.

La publicación es sólo un acercamiento, una primer ladrillo que ayudará en un futuro a investigadores a entender este fenómeno. La escritora nos lleva de la mano por una serie de retrato a de las personas que son el rostro público de este grupo. Se trata de una población que aún resulta complejo definir, Berman dice que la complejidad está en que se trata de gente que es totalmente universal; además de que sus conocimientos tienen un impacto mundial que no sólo se limita a México y Estados Unidos. Agrega que existen quienes pese a tener ascendencia mexicana, ya no hablan español pero aún tienen una conexión.

En ese sentido, explica que sucede algo similar al intentar saber qué caracteriza al mexicano, “hay muchos tipos de mexicanos como mexamericanos. Hay una élite, sí, pero también están la gente de a pie que está luchando, sobreviviendo, y está al día y unos cuantos intermedios. Oímos más de los que están más fregados, indocumentados, o de los dreamers, que son cerca de 800 mil; en tanto, mexicanos son 700 mil, que en su totalidad de hispanos son sólo una pequeña parte, un pedacito”.

Este proyecto editorial está muy ligado a su vida personal, una gran curiosidad, y algunas casualidades; rememora que por esas cosas del destino fue que conoció al compositor Samuel Zyman, pues sus hijos eran parte de un cuarteto, así que al coincidir en el ir y venir, un día lo escuchó por teléfono y por el acento o ciertos modismos se percató que también era mexicano, así fue que decidió realizarle una entrevista y comenzar, casi de manera inconsciente, a escribir el libro.

“Siempre les pregunto cuál es su conexión con México, me sorprende que en todos los casos existe ésta, siempre me sorprende que en cuanto a la cultura se sienten muy identificados, incluso los que conocen muy poco de México; algunos están muy empapados de la cultura americana”, comenta Fey. Aquí ya podemos ver un sentido de unidad y comunidad que existe entre los mexamericanos. Resalta el caso de César Vargas, que llegó a EU aproximadamente a los cinco años de edad, y fue representante de Bernine Sanders con la comunidad latina. “Lo primero me dijo fue que se identificaba con Sanders porque su papá o abuelo estudió en la misma escuela que él, así que ahí vio e hizo un lazo, que los mexicanos no hacemos acá, como inmigrantes”, relata. Hace un apartado para explicar el punto, ya que para Fey en México sólo cuando hay crisis es que hacemos el vínculo de crear comunidad, mientras que en el país vecino encuentran, casi, cualquier punto en común para unirse como el ser inmigrante, que no sólo se limita a latinos, sino a los musulmantes, del holocausto… “Buscar alianzas, agruparse es algo muy gringo. Hacer apoyo es algo muy suyo”.

Para entender la selección de los personajes que eligió para formar parte de este retrato de Mexamérica, agrega que en cierto septiembre, mes de la hispanidad en todo Estados Unidos, observó que los grandes personajes a los que se les reconoce su labor y trayectoria son deportistas, actores, entre otros. Esta cuestión le llevó a cuestionarse que sucedía con los científicos, médicos y personas que aportan en áreas con poco reflectores tanto en México y EU, “no se les estaba dando el valor necesario a este grupo, que es enorme y podría ser un país como Canadá e Irak”.

Aunque aún resulta complejo darles un lugar y espacio para su reconocimiento, acerca de este punto Fey explica que aún existe una necia ilusión de que son mexicanos, que a pesar de ser un grupo grande aún no existe una percepción o atención en torno a ellos, especialmente no en Texas o California que es dónde, se podría decir, dominan. Todo esto se relaciona a la política, ya que su impacto, aunque amplio en el ámbito cultural, en el voto todavía no es perceptible, pues la demografía no es favorable se encuentran distribuidos en diferentes regiones del país del norte o en “estados donde no cuentas, de acuerdo al sistema electoral norteamericano”.

El ámbito político hace que sea fácil evadir al grupo, debido a que tendemos a enfocarnos en los casos más conflictivos como el tema de en los indocumentados, cuya situación resulta muy trágica, así que se olvida al resto de las poblaciones. Si bien, comenta que no se debe dejar de lado a estos afectados, existen otros puntos en los que se requiere poner atención. Además de que el mexamericano podría ser un “un eslabón para deshacer la caricatura del mexicano, que se roba trabajos, según Trump, es analfabeta, (una oportunidad para descubrir) que estamos entrelazados; no sólo de que se trata de maquila, sino que es una población que se va a quedar y aumentará, ya que son hijos de padres migrantes. “s decir, no darse cuenta de ese grupo es no darse cuenta de  la importancia de un grupo enorme de gente. Por el momento, los que nacen allá están relacionados con México, por lazos sanguíneos; ahora la migración neta es negativa, ya que no están volviendo, se está quedando en EU”.

Con lo relatado por la escritora, nos da pie para conversar en torno a la percepción que se tiene de los mexamericanos y lo que ésta afecta a la población, lo que nos dice es que mediante su labor podrían ayudar a dejar en el olvido “la caricatura de que lo que aportamos son mariachis y tacos, que sí, es padre el colorido y Frida Khalo; pero también hay científicos, académicos, empresarios. Los mexamericanos notables son personajes que están relacionados a México, y cuyo efecto podría ser más grande si se les reconociera, aunque algunos se definen mexicanos, es algo que con el tiempo deja de tener peso, pues viven ya un gran tiempo viviendo en Estados Unidos”. Un punto que sólo toma importancia para ella que realiza esta investigación, “entonces sí vemos el impacto de que son mexicanos”.

¿Pero qué podríamos esperar en el futuro? Sin duda, resulta difícil tener una aproximación como de manera muy sincera responde Fey: No sé. Aunque para arrojar un poco de luz, rememora un ensayo escrito hace algunos, en éste escribió acerca de los políticos hispanos, claro poniendo énfasis en aquellos que tienen ascendencia mexicana de los que nos dice hay figuras muy prometedoras como el caso de los gemelos Castro, Julián y Joaquín, el primero que fue secretario de Vivienda durante la presidencia, en tanto, el segundo fue alcalde de San Antonio. Un par que le sirve para mostrar hasta qué punto podrían incidir los mexamericanos en el país dirigido por Trump.

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...