Una de las artistas más esperadas y que fue anunciada con gran emoción en el país, por fin llega con su particular visión del mundo, se trata de Yayoi Kusama que, desde el 26 de septiembre y hasta el 18 de enero del 2015, permanecerá en el Museo Tamayo Arte Contemporáneo espacio donde los visitantes podrán disfrutar más de 100 obras de la artista japonesa.

Si bien algo de lo que más destaca son las instalaciones que ha realizado, otros trabajos como pinturas, dibujos, fotografías, esculturas, videos destacan en su obra y que es posible admirar en esta gran retrospectiva que ha sido vista en países como Brasil y Argentina, que si bien lleva el mismo nombre Yayoi Kusama. Obsesión Infinita en México son presentadas obras diferentes.

En cuanto a su obra vemos una gran influencia e interacción con el arte pop, debido a que en 1957 viajó a Nueva York, ciudad en la que conoció a personajes como Donald Judd, Andy Warhol y Joseph Cornell, por lo que sus trabajos resultan muy coloridos e incluso psicodélicos y siempre arriesgados, ya que en su visión es posible ver cómo se construyen puentes entre las diferentes artes.

Lo anterior es visible en la escultura-pintura Waking on the Sea of Death en la que realiza un juego interesante entre la pintura y escultura, ya que brinca de una técnica a otra, una transición en la que la pequeña balsa es convertido en un elemento tangible, además de toda esa creación con elementos que asemejan masas.

DSC_0065

Kusama experimentó en diversas plataformas en los que obtuvo sorprendentes resultados y que nos ofrecen ciertos elementos para adentrarnos a su psique, donde por instantes existe cierta desesperación pero mucha alegría, todo esto poblado por su particular sello de los lunares que de alguna manera es con lo que se logra posicionar en todo y todos, como si estuviese presente allí.

Pero esta idea puede ser también producto de las alucinaciones que comenta hacían surgir ideas suicidas, algo que sin duda en las instalaciones se deja más claro, pues si bien representan una belleza estética y curiosidad al espectador, al entrar en ellos podría sentirse invadido por estos puntos que ante la desesperación en un principio habríamos de intentar destruir, una autoflagelación, pero de ahí el arte para asimilarlos y aprender a vivir con ellos.

Uno de los juegos más interesantes es el del infinito que es resaltado por los espejos que se presentan como una puerta hacía mundos desconocidos, pero que se repiten a sí mismos y continúan multiplicándose hasta donde la percepción nos permita alcanzar.

DSC_0082

Es destacable que en 1977 regresó a Japón para internarse de manera voluntaria en una clínica psiquiátrica, en la que vive recluida, pero desde esa trinchera continúa creando más piezas, por lo que resulta ver cómo es justo ese mayor entendimiento de su enfermedad obsesiva en estas instalaciones que si bien producen cierto malestar, también son hermosas y nos incita a redescubrir la realidad como lo hace Kusama.

La manera en que juega con las luces sólo para replicar la forma en que visualiza los días, el transcurrir de la luz; así como esas texturas que era capaz de ver como si se tratase de un poder único en sus Accumulations, esas esculturas blandas con materiales que recrean objetos de la vida diaria.

Tanta riqueza es la que nos ofrece esta retrospectiva de Yayoi Kusama que no se debe dejar pasar la oportunidad por esta exposición que nos adentra a un mundo dominado por una maldición, donde el arte se convierte en una forma de exorcismo para liberarse y descubrir un resquicio de belleza inquietante.

DSC_0098 DSC_0105 DSC_0119 DSC_0123 DSC_0132 DSC_0159 DSC_0166 DSC_0171 DSC_0190 DSC_0195 DSC_0202 DSC_0203

Todas las imágenes son © Cynthia Aline Juárez

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...