El músico estadounidense Philip Glass (Baltimore, 1937) aseguró que ante el desorden que existe en el mundo hay una sola cosa que podemos tomar como un medicamento o remedio: nuestras culturas antiguas.

“Son una medicina estupenda que nos puede curar, sanar y debemos de hacer esfuerzos para permitir que continúen”, afirmó uno de los compositores más representativos e influyentes del siglo XX, en la presentación de su libro autobiográfico Palabras sin música.

“He viajado a India, África, Australia, he conocido gente, pasaba tiempo con ella y siempre estaba con la música. Lo que quería hacer era tomar el ethos, el corazón de la cultura y absorber todo lo que pudiera para hacerlo propio. Sólo tengo una vida para hacer las cosas e iba a hacer todo lo posible”.

Aunque reconoció que en su propio país y en muchos otros existe muy poca valoración para las raíces culturales, Glass dijo sentirse afortunado de estar conectado en las últimas décadas con México, su historia y su cultura, que se refleja en propuestas como El espíritu de la Tierra, donde colabora con músicos wixárikas.

“Una de las cosas estupendas de trabajar con las personas que siguen vivas y son parte de la tradición antigua como es el caso del pueblo wixárika es que podemos escuchar las palabras, ya sea traducidas, que son hermosas”.

Es justo con este proyecto musical que el artista celebrará 80 años de vida con dos presentaciones en el Auditorio Divino Narciso de la Universidad del Claustro de Sor Juana, los días 2 y 5 de diciembre.

Los festejos continuarán en 2018, los días 11 y 13 de mayo, cuando la Orquesta Sinfónica Nacional interprete por primera vez en nuestro país su creación titulada  Sinfonía Tolteca.

“Lo que parece importante ahora es el redescubrimiento de la cultura profunda de los pueblos indígenas no sólo en México, sino también en otras regiones como África, Australia y lugares de Sudamérica”.

Para dar a conocer el título publicado por Ediciones Malpaso, Philip Glass estuvo acompañado del director del Museo Nacional de Antropología, Antonio Saborit, el antropólogo Víctor Sánchez, el politólogo Jesús Silva-Herzog Márquez y el editor en jefe de la sección de Cultura del periódico La Jornada Pablo Espinosa.

Loading Facebook Comments ...