Manuel Mondragon, nos presenta “Honeycomber”, una novedosa herramienta de auto-cultivo, que a simple vista es sencilla, elemental y simple de usar, la cual apoya y entrena a tu planta de cannabis.

Además contribuye al ambiente haciendo su producto auto-sustentable al uso de este y aplicando el uso al estilo de vida de cada usuario; En referencia a la habilidad, de quienes prefieren cultivar, que comprar (Justo, en el caso del cannabis).

Abriendo una gran oportunidad al campo agricultor ya que la novedosa herramienta, funciona para huertos orgánicos, empleando su uso en frutos y verduras que se acoplen al crecimiento de la estructura.

Y es que para este innovador producto, éste es el primer paso para que la industria legal en México detone y se aproveche su potencial en su totalidad.

Efectivamente tanto este como muchos otros productos que incentivan el cultivo, cuentan con una gran oportunidad de crecimiento y acometedor resultado para las invenciones e innovadoras: herramientas, productos, instrumentos, materiales, mecanismos, utensilios, y artículos propios diseñados para el auto-cultivo y su consumo que resulte en contribuir a descubrimientos, alternativas e impulso de iniciativas sustentables que aporten a la industria.

Mucho se a hablado en los meses anteriores sobre el tema de la legalización del cannabis en México, al día de hoy solo se comentan las posibles normas de esta despenalización. 

No obstante en México el consumo de esta planta milenaria, existe desde hace décadas de manera: ancestral, medicinal, industrial, lúdica, etc… Así como sus extractos derivados (THC Y CBD).

Los fines del uso del cannabis y sus derivados son: uso lúdico o recreativo para uso personal, para uso compartido entre quienes integran asociaciones, uso comercial, científico y de investigación en las áreas medica o farmacéutica y terapéutica.

Con esta reglamentación se abren muchos caminos y existen pros y contras referentes al tema, de los cuales podríamos entrar en un gran debate, lo de mayor importancia para los consumidores y usuarios, son las certificaciones de la planta. 

Como se había hablado de este, en temas anteriores, sea el caso del uso final, los empresarios, emprendedores, industria y nuevamente a mencionarse, así como el consumidor final, tendrán la oportunidad de hacer uso de la planta de manera formal hasta el momento de su legislación, lo que fortalece a toda la industria

Sobre El Autor

Envíanos tus propuestas en contacto@alternopolis.com

Loading Facebook Comments ...