El artista malayo Harn-Kae Chao utiliza arcilla para crear las esculturas más extrañas de criaturas peculiares, muchas de las cuales combinan elementos humanos como las manos que sobresalen de sus cabezas.

La fragilidad de su obra insinúa nuestra propia existencia frágil en la tierra, y cómo estamos más cerca de la naturaleza de lo que podríamos pensar. «Desarrollar la humanidad mientras se mantiene fiel a la naturaleza humana» es el tema creativo de Chao.

Chao dijo a EJInsight: «La cerámica puede ser muy frágil. Algunos se rompen en pedazos en el proceso. Algunos se funden en una pasta. Si eso sucede, tengo que empezar la creación de nuevo. A diferencia de otras formas de arte, no hay forma de arreglarlo o modificarlo. Es simplemente una cosa única «.

Todas las imágenes son © Harn Kae Chao

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...