La fotógrafa Dominika Gesicka  retrata la vida surrealista, y casi aterradora, de una de las regiones más septentrionales del mundo, el archipiélago noruego de Svalbard, una tierra entre Escandinavia y el Polo Norte.

La razón por la que Svalbard es tan enigmático se debe a que es un lugar sin gatos, ni árboles, ni semáforos. No hay parque de atracciones, pero hay una compañía de circo. En el invierno es completamente oscuro, pero en el verano, el sol nunca se pone.

Y es que se trata de la ciudad más septentrional del mundo. Aunque es difícil considerarlo como el mejor lugar para vivir, muchas personas se enamoran de él a primera vista. Pero no muchos deciden instalarse aquí permanentemente. A veces tienes la impresión de que la gente está tratando de escapar de algo; consideran que esto es sólo un retiro. Esto no es una vida real.

northernlandscape1 northernlandscape2 northernlandscape3 northernlandscape4 northernlandscape5 northernlandscape6 northernlandscape7 northernlandscape8 northernlandscape9 northernlandscape10 northernlandscape11

Todas las imágenes son © Dominika Gesicka

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...