La artista checa Veronika Richterová utiliza la naturaleza casi indestructible de las botellas plásticas de PET a su favor. Al cortar, retorcer y calentar los vasos, forma esculturas de larga duración que reflejan visualmente las cualidades del vidrio.

La manera en que se reflecta la luz, inspiró a Veronika para su serie PET luminaries, un proyecto compuesto por sistemas de iluminación en pleno funcionamiento en forma de candelabros y lámparas.

Las obras incluidas están decoradas con cubiertas de bombillas en forma de tulipán, bordes festoneados y segmentos largos y retorcidos de botellas recicladas que imitan cordones eléctricos. Para proteger estas esculturas sensibles al calor, Richterová instala sus trabajos con bombillas y cables que producen un calor mínimo.

Todas las imágenes son © Veronika Richterová

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...