Un lugar en el que podríamos jugar es el genial laberinto que fue creado por el dúo Gijs Van Vaerenbergh quienes  instalaron 186 toneladas de paredes de acero de cinco metros de altura y cinco milímetros de espesor en el centro de arte C-mine ubicado en  Genk, Bélgica.

El trabajo se originó como una idea de Pieterjan Gijs y Arnout Van Vaerenbergh esto fue por su interés en tipologías arquitectónicas fundamentales; en sus instalaciones anteriores abordó, por ejemplo, sobre la base en las puertas de la ciudad, puentes, muros, cúpulas, entre otros.

Labyrinth no sólo genera una variedad de espacios y perspectivas visuales a los que entran en la instalación, sino que desde da un importante lugar a los antiguos pozos mineros, además de que uno puede ser testigo de la estructura desde arriba y ver cómo es que los visitantes encuentran la salida del lugar.

012_Labyrint_2

Los creadores describen esta instalación como una serie de transformaciones booleanas para crear espacios y perspectivas que reintrepretan el laberinto tradicional en una instalación escultórica que se centra en la experiencia del espacio.

Estas transformaciones booleanas convierten el paseo por el laberinto en una secuencia de experiencias espaciales y escultóricas. Al mismo tiempo, los recortes funcionan como «marcos» al laberinto. Visto desde determinados puntos de vista, los recortes son fragmentarios, mientras que desde otros puntos de vista se dio a conocer toda la forma de corte.

012_Labyrint 016b_Labyrint_2 022_Labyrint_2 027b_Labyrint_2 037_Labyrint_2 043_Labyrint_2 049_Labyrint_2 labyrint_220715_10-800x545 labyrinth

Todas las imágenes son © Gijs Van Vaerenbergh

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...