Diseñada por el arquitecto Pedro Maurício Borges, esta capilla ubicada en Figueira da Foz, Portugal, parece más una galería de arte contemporáneo que un lugar dedicado al culto.

La capilla consta de sólo tres aberturas, dos ventanas y una entrada, pero la principal atracción es un ventanal rectangular que sobresale y actúa como un marco de imagen. Una segunda ventana en el interior de la capilla es todo lo contrario con la ventana perforada para que esté nivelada con la pared interior.

El interior totalmente blanco es simple y minimalista con bancos de asientos monasteriales y un escritorio de oficina con marco negro como el altar para no distraer al visitante de que realmente está ahí.

Todas las imágenes son © Fernando Guerra, FG+SG Architectural Photography

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...