La fotógrafa rusa Maria Ionova-Gribin adorna con flores la muerte de animales que por causas naturales o por accidentes de tráfico, perdieron la vida. Antes de ser devorados por los gusanos, la artista inmortaliza los cuerpos de los animales al poco tiempo de morir, y los hace ver como si estuvieran en un sueño profundo. 

La serie fotográfica la denominó «Natura Morta» y  muestra como entre frágiles tallos y coloridos pétalos de flores, se entrelazan los recuerdos de la infancia de la fotógrafa y como explora el tema de la los ciclos de la vida y la muerte. Ionova-Gribin comenta al respecto: “Cuando mi hermano y yo encontrábamos un topo, pájaro o insecto muerto lo enterrábamos en la frontera de un bosque. Decorábamos su tumba con flores y piedras”.

La frescura de la naturaleza contratas con la tristeza de ver a los animales muertos o en este sueño inmortal, donde quizás el pájaro surca los cielos mientras que la ardilla juega en lo profundo del bosque. Las flores que adornan a cada animal fueron recolectadas del mismo sitio en que murieron, si observas bien, las flores también son naturaleza muerta, aunque la composición está, paradójicamente, llena de vida.

Maria_Ionova_Natura_Morta_alternopolis (1) Maria_Ionova_Natura_Morta_alternopolis (2) Maria_Ionova_Natura_Morta_alternopolis (3) Maria_Ionova_Natura_Morta_alternopolis (4) Maria_Ionova_Natura_Morta_alternopolis (5) Maria_Ionova_Natura_Morta_alternopolis (6) Maria_Ionova_Natura_Morta_alternopolis (7) Maria_Ionova_Natura_Morta_alternopolis (8) Maria_Ionova_Natura_Morta_alternopolis (9) Maria_Ionova_Natura_Morta_alternopolis (10)

Todas las imágenes son © Maria Ionova-Gribin 

Loading Facebook Comments ...