La música puede ser un medio para combatir las injusticias, una manera de crear conciencia en la sociedad, esto es algo que nos deja la música de Quique Escamilla, un artista que combina una gran variedad de estilos para crear algo único.

Escamilla, originario de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, lleva más de 12 años viviendo en Canadá, donde interactúa con personas de distintas culturas, lo que ha dado como resultado dos producciones musicales 500 years of night (2014) y Encomienda (2019).

Si bien cada material es distinto, ambos coinciden en tener un toque combativo, algo que viene de la tierra natal de Quique, ya que al haber crecido ahí era consciente de las realidades que vive la «gente de a pie, la gente que lucha», además de la violencia con la que deben convivir.

Situaciones «complejas que vivimos en la sociedad, no es posible tener una vida digna, los derechos básicos, todo eso está en Chiapas, con los zapatistas», comparte el cantautor.

Quique platicó acerca de 500 years of night, su primer producción musical, que se trata de un disco que aborda el tema de Chiapas, de su gente, del territorio, las montañas, los indígenas…  Además de la historia de América Latina que comparten el tema de la colonización, incluso Canadá con la cuestión de las tribus nativas. Chiapas «siempre ha sido la punta de flecha de la dirección que le quiero dar a la música».

Para Encomienda, Escamilla se va al ámbito internacional, ya que aborda las historias y realidades que se viven allá. Para explicar un poco, toma como ejemplo la canción Hijos de Aleppo, que retrata la situación de los niños de Aleppo, de las desgracias que les ha traído la guerra.

«Abordo temas que son diversos, en este disco la diversidad es algo que se puede ver en la edición física del disco, que presenta el rostro de personas de diversas etnias y la diversidad es uno los principales motivos de este disco. El tema de elevar a las culturas nativas en todas las Américas, sigue presenten este disco», dijo Quique Escamilla.

La diversidad es algo que está presente en su música, ya que combina diversos estilos, dándole siempre su toque personal. Esto, explica, se debe a su estancia en Toronto, Canadá, pues convergen mucha culturas, así que tiene una influencia de estos. Así que, explica, no toca del todo reggae, sino una mezcla, que tiene elementos de blues, country, rock, de jazz.

«Subliminalmente es una idea que tengo, de llevar la diversidad musical, de géneros, de color, de cultura… en la música», así que cada canción lleva algo más, pues considera que la diversidad es benéfica para la humanidad.

Además de que algunas de sus canciones son en inglés, al respecto comenta que es parte de la diversidad que trabaja. Le gustaría escribir canciones en otros idiomas, pero aún se atreve, si lo hace en inglés es porque lo domina, además de que conoce su cultura, gente y las relaciones, se siente cómodo con ese lenguaje. Tal vez, en algún futuro podría hacerlo con el francés, compartió el cantautor.

Para Escamilla cada regreso a México es algo «bonito», pues es volver a conectarse con su raíz, «siempre es bueno venir al 15; que no se disipe esa esa esencia».

Por el momento, se encuentra en promoción de Encomienda, pero aún realizará una gira por Estados Unidos y algunos países de Europa. Aunque piensa en la creación de otro disco, que se enfocará en la cultura mexicana, pero algo más enfocado en lo ranchero, para dar a conocer otros instrumentos o tesituras, algo que sólo hay aquí.

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...