México tiene una forma única de impactar a los artistas, así es lo que nos muestra el trabajo de Carlos Mérida a su paso por México, hace aproximadamente 100 años, y que se puede observar en el Museo Nacional de Arte.

La obra de Mérida se reúne en la muestra Carlos Mérida. Retrato escrito (1891-1984), una exposición con una narrativa guiada por la voz del propio Mérida extraída de su autobiografía, proceso creativo y afinidades artísticas que construyó hasta su muerte, en 1984.

El punto más destacable de Mérida fue que se incorporó al movimiento muralista mexicano, patrocinado por el Estado, a principios de la década de 1920. Para 1947 regresó a París e inició su ciclo de pintura “abstracto-surrealista”, motivado por su amor a los temas indígenas. Dos años después volvería a México dividiendo su obra en dos categorías: el trabajo “propio” y los encargos comerciales, destacando en el primero su interés por lo prehispánico.

Al respecto de su paso por México, en el sitio Discurso Visual, se recoge esta interesante cita de Mérida:

El viejo concepto del muralismo mexicano –escribió Carlos Mérida– (Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Roberto Montenegro) ha dejado ya de ser, aunque fecundo en muchos sentidos. Han quedado para la posteridad, la Capilla de Chapingo, de Rivera, el Hospicio de Guadalajara, de Orozco, y la obra inicial de Siqueiros, los fragmentos de su paso por la Escuela Preparatoria. Y ahí está sellada toda una esplendorosa época que es cosa del pasado. Se comprenderá lo limitado de este viejo concepto del muralismo mexicano […] cuando se piensa que fue gestado en un momento de crisis creativa y social; y acelerado por impaciencias más románticas que analíticas, se tiene que aceptar. De ahí parte el divorcio existente entre la labor pictórica llevada a cabo y los edificios públicos en que se ejecutó.

Todas las imágenes son © Conaculta

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...