México es un país que ofrece muchos misterios, más para aquellos que buscan la verdad, por esto es que el escritor Jorge Moch, Premio Nacional de Cuento Efraín Huerta 2007, la realidad que vivimos ofrece una gran inspiración como se nota en la novela Orosucio (FCE, 2019).

En la obra, Moch retrata la cotidiana violencia en México, que es proveniente del Estado con esas relaciones que suceden en la sombra, de aquellos negocios turbios que se dan entre los trabajadores del gobierno con asesinos a sueldo.

La unión que se conoce a voces en la ficción «negra» de Jorge le permite trazar una estampa de la realidad, comenta en entrevista. El género de novel negra da al escritor de confrontar al lector, de incomodar y, en última instancia, divertirse pues es un terreno familiar. Aunque en sí mismo el trabajo de escribir es algo que disfruta inmensamente, algo que lo llevó a reescribir en diversas ocasiones esta novela.

Orosucio es la pieza que concluye una trilogía para el escritor, una obra que sirve «para darle descanso a ese universo de personajes con los que he estado lidiando durante muchos años, soltarlos y que me suelten, porque esos infelices han adquirido vida propia”, comentó.

Imagen © Fondo de Cultura Económica

Aunque esa vivacidad sólo es posible por la fuerza de la muerte, algo que le «fascina» a Moch, que está presente en distintas formas a lo largo del texto. Tal vez la más dura es la crudeza, pues un punto clave en la obra es cuando se descubre una fosa clandestina, la estabilidad del gobierno se ve amenazada por la investigación de un profesor experto en arqueología forense, la solución es matarlo. Pablo Miranda es la opción por su eficacia, sin embargo, esto lo convierte también en un elemento peligroso al que debe eliminarse. A partir de estas decisiones, otros hombres del círculo se ven involucrados tanto en su vida como en las próximas muertes. Jorge Moch continúa los relatos de violencia de sus anteriores libros evocando a los personajes principales de aquéllos: «El gato» y «El alacrán».

Durante la conversación con Jorge Moch es consciente del poder del misterio, así que no suelta prenda al respecto al significado del neologismo: Orosucio. Sólo una palabra que se encuentran en dos momentos a lo largo de la novela. Además de compartir que contrario a lo que se podría pensar, se trata de una obra que es reinvindicativa, de venganza, pero que tiene giros que nos llevan a pensar en otros momentos.

¿Por qué estuvimos privados de Orosucio? El escritor indicó que por diversos problemas en otras casas editoriales, esta novela se fue retrasando, hasta la llegada de Paco Ignacio Taibo II al Fondo de Cultura Económica. Así que que esta novela se coloca como parte de un catálogo que aborda la novela negra, además de dar voz a nuevos escritores.

Por el momento, Moch se encuentra trabajando en una novela histórica y otra novela negra. Sin duda, un personaje de hábitos y del que esperamos leer más para confrontarnos con la realidad en a ficción.

Loading Facebook Comments ...