La pintora Kelly Vivanco tras alejarse un periodo de la sociedad ha perfeccionado sus habilidades para representar su mundo interior hasta crear un escenario enigmático pero convincente se ha convertido casi en una segunda naturaleza.

Gran parte de su trabajo se centra en los ojos, ya que es lo primero que cautiva al espectador: son profundas y brillantes charcas de emoción que pueden evocar una historia en un abrir y cerrar de ojos. Incluso sus personajes animales están imbuidos de distintas personalidades y papeles en la misteriosa alegoría en la que habitan.

Toda la obra de Kelly tiene una sensibilidad narrativa distinta, que recuerda a los grandes ilustradores infantiles del cambio de siglo -una historia de cuentos vintage que se hace contemporánea por la actitud auto-poseída y el estilo extravagante de sus personajes.

Sus pinturas van de los cuadros ilustrativos a los retratos imaginarios, pero no importa el método que ella elija, comparten su mano confiada, sentido agudo del color y una maravilla juguetona.

14937463_10154370232162599_7596551317339753271_n 15230653_10154442633767599_8254691760286531439_n 15356651_10154459060437599_1321033422332622627_n 15965525_10154580972607599_4380343018433110263_n 16730264_10154670724282599_8280200991871039817_n Captura de pantalla 2017-03-19 a la(s) 22.36.10 Captura de pantalla 2017-03-19 a la(s) 22.36.23 KP4 KP5 KP11 KV2 thorn

Todas las imágenes son © Kelly Vivanco

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...