La arena es un lienzo en blanco, un espacio libre para modificarla con tu imaginación y para explorar con formas que otros materiales no permiten. Para Calvin Seibert se trata de algo más que creatividad e imaginación pues fusiona la arquitectura y la precisión analítica en hermosos castillos geométricos de arena.

Inspirándose en arquitectos como Marcel Breuer, Kenzo Tange y Gottfried Bohm, su trabajo lo ha llevado hasta las playas de Hawái, Nueva York y Long Island. Fue esta inclinación por la arquitectura lo que llevó a Seibert a iniciarse en el negocio de los castillos de arena.

“Siempre tuve una afinidad por la arquitectura, lo que atribuyo a haber crecido en un barrio y ciudad que se encontraba constantemente en construcción”, explica Seibert.

Su afición por estos arquitectos reconocidos se ve reflejada en el uso de elementos arquitectónicos y construcciones tan imposibles como fantásticas.

“Creo que de algún modo me interesaba más lo abstracto de los cimientos y las estructuras iniciales que en las estructuras una vez ya completas”. 

Los castillos de arena son tan efímeros y evocadores que es una fortuna poder retratarlos y que no sólo queden en la memoria pues una fuerte ola puede deshacer tan fino trabajo y en cualquier momento pueden ser devorados por el mar, o según como se vea, puede ser una ofrenda geométrica que se disuelve entre la espuma y horizonte.

A continuación puedes observar con detenimiento los castillos de arena de Seibert:Arena 7 Arena 6 Arena 5 Arena 4 Arena 3 Arena 2 Arena 1

Todas las imágenes son © Calvin Seibert

Loading Facebook Comments ...