Vivir en las grandes urbes cierra nuestra visión entorno a ciertas problemáticas que aún persisten en las sociedad, aunque ahí está el arte para hacernos conscientes de lo que sucede, así se presenta el filme Agua Agridulce, de  Jesús Canchola Sánchez.

La obra de Jesús, que en parte es auto biográfica, se lleva a cabo en un pequeño pueblo de Guanajuato, un hombre ama en secreto a otro. Para encontrar su libertad, tendrá que superar la malicia de su madre, la prometida de su pareja y la comunidad tradicional que lo rodea.

Aunque resulta ser un proyecto muy personal, la historia es lo que viven día a día miles de jóvenes en el área rural, donde no es posible que sean libres, por esta temática es que el filme se presentó en el Festival Mix: Cine y Diversidad Sexual.

Para la filmación el joven cineasta se trasladó a un pequeño municipio llamado Ojo Seco, cerca de Celaya, Guanajuato, que conoció en su infancia, además de ser el lugar en el que nació su padre.

Acerca del proyecto, tuve la oportunidad de conversar con Jesús, aquí la entrevista:

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...