Para el pintor Daniel Lezama 2018 es un año especial, ya que cumple 50 años de edad y 20 años de trayectoria artística, así que lo celebra de una manera única, esto es mediante la exposición Crisol, en la galería MAIA Contemporary, que marca un punto de inflexión en su obra.

La muestra está integrada por alrededor de 25 piezas entre una nueva serie de pintura figurativa de formato monumental, obra gráfica, y su primera producción de escultura en bronce.

En esta serie Lezama crea un mecanismo mítico y alegórico bajo el género ficcional de una empresa productora de sentido, a la que él denomina “La Compañía”. Ésta se inspira en la antigua Compañía de Papel San Rafael, un logro de la ingeniería termoeléctrica importada de Francia ubicada en las faldas de la Iztaccíhuatl (la Mujer Dormida) y abandonada a mitad del siglo XX.

“En Crisol, Lezama busca domesticar procesos y energías vitales. En busca de un edén mexicano soñado a la manera de un territorio inspirador de una ética del bosque y el volcán interiores, Lezama crea una compensación mental, una Compañía Alquímica ficticia, en un San Rafael igualmente ficticio. Eso representan sus obras una ciencia imaginaria y una tecnología fantástica con un elenco de personajes compuesto por la iconografía de una familia de seres energéticos, que se sueñan y se generan”, se puede leer en la presentación de la exposición de MAIA Contemporary.

Todas las imágenes son © Conaculta y Marcos Cano

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...