La noche juega un papel determinante en la obra de Bárbara Freixas, quien hace unas semanas expuso en Casa Equis, donde realizó una residencia, y en la que presenta un enriquecido mundo pictórico, lleno de símbolos.

Estas piezas, que formaron parte de la muestra Testigo temporal, presentan a personajes o elementos que son testigos de la transformación nocturna, que son cambiados por la Luna, pero descubren cómo ésta afecta a aquello que abraza.

En cada obra, Bárbara nos invita a su mundo, a ser partícipes de sus experiencias, una ventana a interpretar los símbolos.

Los responsables de Casa Equis toman la palabra «testigo», para indicar que las pinturas convierten al espectador en testigos temporales, nos invitan ser partícipes de la muestra, como voyeuristas de los episodios íntimos que traza Freixas.

Todas las imágenes son © Bárbara Freixas

Sobre El Autor

La nostalgia al papel lo hace leer con esmero todo lo que le caiga en sus manos, adicto a la tradición de hablar demasiado, amante del cotilleo, la tecnología, los comics y las relecturas de su propio espacio. Puedes leer sus irreverencias a través de @IlPalabroEnferm y @LuisGuiSan

Loading Facebook Comments ...